martes , septiembre 28 2021

Cultura y gastronomía al aire libre

San Telmo se caracteriza por sus veredas y calles angostas – algunas de ellas muy transitadas por colectivos – y poder disfrutarlas de otra manera es un lindo descubrimiento. Un café, una cerveza, el almuerzo y, cuando se puede, también algunas cenas: en estos meses de pandemia nos fuimos acostumbrando a vivir un poco más al aire libre.

La necesidad es mutua, la de los comercios gastronómicos y la del público, pero también la de los artistas y espacios culturales. Todos necesitamos usar el espacio público, y estamos aprendiendo a hacerlo.

Durante el verano hubo lindas experiencias organizadas por comerciantes que sumaron espectáculos a su propuesta gastronómica. Algunos ya tenían trayectoria en producir eventos en la calle pero otros, que llegaron recientemente, hicieron también sus primeros pasos en la experiencia de invitar a sus comensales a ser público de sus shows.

CON AIRE FRANCÉS

Es el caso de Je Suis Lacán, un café que abrió sus puertas en diciembre pasado – ¡ sí, en plena pandemia ! – en la esquina de Balcarce y Pasaje San Lorenzo. Por esas carambolas de la vida que regalan los amigos, Gustavo Marinelli, emprendedor gastronómico de Lanús, tuvo la oportunidad de convertir esta esquina de San Telmo – profundo y quedado mágicamente en el tiempo – en un punto de encuentro “para amantes de la literatura, la música y la gastronomía, observado desde una perspectiva psicoanalítica” cuenta Gustavo. O sea, bien porteño.

Para esta aventura contó con la ayuda de su vecino Miguel Batista, dueño de la icónica Taconeando “la vereda de Beba”. Entre ambos se propusieron convertir esta coordenada en una experiencia musical, no solo de tango sino también de jazz.

El escenario, los músicos y el público, en la esquina de Je Suis Lacán

Es así como la ochava de Je Suis Lacán se convierte todos los fines de semana en un pequeño escenario donde tocan varios músicos, muchos de ellos autoconvocados por la misma propuesta del lugar y su entorno, entre ellos Walter “Chino” Laborde, Roberto Monondi, la violinista Christine Brebes y la saxofonista Yamile Burich.

CAFÉ CON JAZZ

Otra esquina que se despertó durante la pandemia es la de Perú y México, a media cuadra del edificio de la Ex Biblioteca Nacional. En esa parte en que el macrocentro confluye con el barrio residencial, abrió Punto Café. Originalmente pensado como un lugar para el personal de oficinas, las circunstancias hicieron que desde el comienzo su público se componga mayormente por vecinos.

El público disfrutando del buen jazz en la vereda de Punto Café.

La sorpresa fue mutua, “logramos sentido de pertenencia y comunidad” resalta Javier Schulze, uno de sus dueños, muy entusiasmado por la recepción de parte de los vecinos que, a su vez, celebran que en esas cuadras ahora también de puedan degustar cafés de especialidad.

Pero la novedad no se queda en lo gastronómico, Punto también propone pequeños eventos musicales. Algunos sábados, en su ancha vereda – de las pocas que hay por acá – el público se congrega para disfrutar de conciertos de jazz. Por su escenario improvisado en las baldosas pasaron Pedro Ahets, Hernán Cassiba y Camila Nebia entre muchos otros.

CHACABUCO Y SUS AMIGOS

La cuadra donde está el hermoso edificio de El Casal de Catalunya es reconocida por su intensa movida cultural.

Desde hace algunos años, de la mano de Mónica Lacoste, una de las dueñas de Pista Urbana, la calle Chacabuco al 800 (entre Av. Independencia y Estados Unidos) se transforma en un escenario al aire libre para que orquestas de tango, folckore y jazz – entre otros géneros – animen la velada y el baile espontáneo.

El imponente edificio de El Casal de Catalunya enmarca las actividades de Chacabuco al 800

Antes de la pandemia sucedía algunas veces al año: así pasaron varias ediciones de la Feria del Libro en San Telmo, algunas de ellas durante La Noche de los Museos, el Festival Fiesta en San Telmo y las celebraciones del 25 de Mayo entre tantas otras ocasiones que la cuadra siempre transformó en una celebración de la cultura al aire libre.

Algo que no podía dejar de suceder en tiempos de pandemia, pese a que por esa calle comenzaron a pasar los colectivos – que originalmente pasaban por calle Bolívar y fueron desviados por Chacabuco. Por esa razón, con el proyecto cultural en la mano y el aval de su trayectoria, los comercios se organizaron para solicitar al Gobierno de la Ciudad el permiso de corte de calle para los fines de semana. “No fue fácil, nos llevó tiempo, pero el esfuerzo y la constancia dieron sus frutos” dice Mónica, que además reconoce que en un primer momento se sentían muy frustrados por la imposibilidad de usar la calle como sí podían en otras zonas del barrio.

Chacabuco al 800 se arma como un patio de juego para los chicos

A la música propuesta por Pista se suma su gastronomía y la de sus vecinos de cuadra: la cocina porteña de El Refuerzo Unión es una fija, y a veces también la española de El Casal Restaurante. Así componen una cuadra única que en la previa se convierte en un patio de juego para los chicos y a veces en una espontánea pista de baile – con los debidos protocolos de cuidado.

Estuvieron en Chacabuco al 800: Liliana Vitale, Ariel Prat, Osvaldo Peredo, El Coya Ruiz, Lucrecia Merico y Luis Longui entre muchísimos otros músicos.

ESPERANDO LA PRIMAVERA

Otros lugares de San Telmo también organizaron eventos al aire libre: los domingos en Pride Café, las lecturas de La Libre , las performance en CDCA y otras actividades en El Federal y La Poesía (dos Bares Notables de San Telmo). Todos participaron de la primera edición de San Telmo Al Aire Libre (coordinada en diciembre pasado por la Asoc. de Comerciantes del Casco Histórico) que, apenas llegue la primavera, volverá a proponer jornadas periódicas en las cuales participen varios comercios y espacios culturales con diferentes actividades.

El escenario dibujado por la alfombra sobre la vereda de Punto Café

Mientras tanto, Je Suis, Punto y Pista siguen con su motor encendido durante el invierno también, y vale la pena prestar atención a sus agendas para apoyarlas y disfrutarlas.

Y si todo va bien – cruzamos los dedos – en febrero de 2022 podremos celebrar la segunda edición de San Telmo Experiencias de Carnaval.

Producción: HST + Asoc. de Comerciantes del Casco Histórico


Check Also

Marta Minujín en Fundación Santander

Marta MinujínIMPLOSIÓN!07/04/2021 – 31/07/2021 (se extiende hasta el 30/09/2021)Fundación Santander ArgentinaAv. Paseo Colón 1380 Fundación …